PARQUE NATURAL DE SOMIEDO

A pesar de que Somiedo ha sido el primer espacio asturiano, declarado Parque Natural en 1.988 y que en el año 2.000 además se incluyó dentro de la Red Natura 2000 como Reserva de la Biosfera, Somiedo ha sabido mantener sus valores naturales y etnográficos y es todo un ejemplo de desarrollo sostenible. El Parque incluye 38 núcleos de población con unos 1600 habitantes, organizándose fundamentalmente en cuatro valles principales: Saliencia, Valle, Somiedo y Pigüeña.

La actividad económica principal de Somiedo ha sido y sigue siendo la ganadería extensiva de carne. Sin embargo, la declaración de Parque Natural, ha supuesto un notable incremento del Sector Terciario relacionado con los servicios al visitante y a una mayor influencia turística.

Su variado sustrato geológico es una de las principales características que influyen directamente en su gran diversidad natural y las zonas formadas por cuarcitas ordovícicas y calizas carboníferas son las que forman las zonas más elevadas y las principales cresterías. Por su parte las zonas que coinciden con un sustrato pizarrosos o areniscoso forman los principales valles.

Las rocas que componen el Parque Natural de Somiedo forman una potente secuencia de más de 6000 m de espesor que fue doblada y plegada durante las orogenias hercínica y alpina, dando como resultado una disposición prácticamente vertical de las capas. Tras la compresión sufrida por la corteza las rocas de Somiedo han quedado dobladas en un gran pliegue sinclinal cuyo eje coincide aproximadamente con la localidad de Pola de Somiedo. Algunos de los crestones calcáreos exhiben fallas y pliegues que ponen de manifiesto la fuerzas internas de la Tierra.

geologia_somiedo

A través de las grietas abiertas durante la deformación de la corteza, entraron fluidos cargados de minerales que han sido las responsables de los yacimientos de cinabrio de Caunedo o de hierro en el Lago de la Cueva. Además existen indicios de otros minerales como mercurio, arsénico, plomo, zinc, cobre, barita, caolín, e incluso carbón.

Tras la actuación de los procesos tectónicos serán los glaciares, los ríos y los procesos kársticos los que se encarguen de dar el último retoque al paisaje somedano. Los lagos de Somiedo son consecuencia de su pasado glaciar y los valles  de Saliencia y el Valle del Lago han sido tallados como consecuencia del descenso de dos importantes lenguas glaciares que en el entorno de los lagos han dejado superficies pulidas y rocas aborregadas como testigo de su paso. El río Pigüena ha tallado un profundo valle que sirve que comunicación con Asturias. A lo largo de sus vertientes se observan numerosos ejemplos de una dinámica de ladera muy activa, en las zonas con sustrato pizarroso y areniscoso en forma de grandes movimiento en masa y deslizamientos superficiales yen las zonas calcáreas como grandes avalanchas rocosas.